Presentación

La difusión periódica de las actividades desarrolladas por la UNER se comenzó a realizar sistemáticamente en el año 2003, mediante la realización bianual de un encuentro entre los equipos de trabajo de investigación y extensión. Las entonces llamadas INEX, fueron concebidas como jornadas de socialización de las producciones, actividades y experiencias realizadas en las distintas Facultades. La propuesta original fue abierta a la comunidad universitaria y local; contemplaba la alternancia de las sedes, de manera que cada edición se realizara en una ciudad distinta.

La primera de las muestras se realizó en la Ciudad de Paraná en el año 2003, fue sede la Facultad de Ciencias Económicas. Las Facultades de Ciencias de la Administración y Ciencias de la Alimentación, en Concordia, recibieron en junio de 2005 la segunda edición de las Jornadas. La siguiente fue realizada, también en la costa del Río Uruguay en la ciudad de Concepción del Uruguay, el día 28 de agosto en la Facultad de Ciencias de la Salud.

Las cuartas Jornadas fueron realizadas en 2011, en la Facultad de Ciencias Agropecuarias con más de 130 posters presentados. Ese año se sumaron a las actividades de Investigación y Extensión, los proyectos realizados en el marco de una convocatoria a la presentación de proyectos de Innovación e Incentivo a la Docencia, a partir de ello las Jornadas asumieron su actual denominación: INEXA

Las Jornadas han crecido y consolidado un espacio más para los equipos de investigación, extensión y docencia, para difundir sus producciones dando cumplimiento a uno de sus objetivos básicos. No obstante, son además, una oportunidad de diálogo privilegiada entre docentes, investigadores y extensionistas; encuentro que estimula la acción colectiva y la práctica colaborativa de los mismos. Todo lo anterior responde a los valores universitarios en tanto trasunta el compromiso de cada miembro de los equipos con el trabajo cotidiano, aporta transparencia y visibilidad los recursos utilizados, genera nuevos espacios de diálogo y debate sobre los objetivos de la institución y de cada una de nuestras prácticas, colabora en la integración entre los claustros y especialmente, aporta a formar mejores graduados con una mirada que integra el ejercicio de la profesión, la producción de conocimiento y la cooperación con la comunidad a la que nos debemos.